Una experiencia muy dulce

adine_01

Pasteles de crema, hojaldres, confituras y chocolate, mucho chocolate. Trabajar en el obrador de una pastelería no sólo es el sueño de muchos niños, también es el de Adine. Adine llegó de Rahden, cerca de Bielefeld en Alemania vía SBH PADERBORN, para realizar unas prácticas en la Pastelería Galán en el pueblo de Albal, cerca de Valencia (España). La Pastelería Galán es un pequeño negocio familiar donde cada trabajador cuenta como uno más de la familia.

La especialidad de Adine son los chocolates. Destaca de su estancia la variedad de chocolates con los que ha podido trabajar y todos los elementos decorativos que ha aprendido a lo largo de las tres semanas de prácticas, “trabajé mucho con técnicas de inyección [manga pastelera]: rosetones de nata de todas las formas posibles. También combinaciones de chocolate, que son realmente interesantes”.

José Vicente Galán, responsable de la pastelería, señala que “la experiencia ha sido muy positiva. Estamos encantado de haber trabajado con Adine porque ella ha aprendido cosas pero nosotros también hemos aprendido de dulces que nos ha traído de Alemania”.

Otra faceta con la que se queda Adine de sus prácticas en la pastelería Galán es la responsabilidad de su trabajo en el obrador: “Ha sido interesante poder practicar estas técnicas, es decir, todo lo que yo hacía se ponía a la venta. Ha sido muy bonito poder tener esa libertad de practicarlo yo misma”.